EVOLUCIÓN NORMATIVA

Las leyes y normas europeas que regulan la seguridad de los depósitos de almacenamiento de Productos Petrolíferos Líquidos han sufrido una enorme evolución, acorde con el desarrollo tecnológico que experimenta el sector. El marco normativo con mayor trascendencia es el europeo, al dictar normas armonizadas, que obligan a adaptar las leyes de los estados miembro para su obligado cumplimiento

CONTACTA

OBLIGACIÓN LEGAL

Los depósitos de PPL’s enterrados deben transformarse en tanques de doble pared con cámara intermedia y algunos plazos han comenzado a vencer

 

La ley determina que las instalaciones enterradas existentes deberán disponer de tanques y tuberías de impulsión de doble pared, dotados con los sistemas de detección de fugas específicos. Según la última estadística de la Asociación Española de Productos Petrolíferos (AOP), en España había 10.712 gasolineras al cierre de 2014. La normativa establece un plazo para la transformación de todas estas instalaciones en función de su antigüedad y de su tamaño. Estos plazos ya han comenzado a vencer, por ejemplo, en la Comunidad Autónoma Vasca (agosto 2016).

Las gasolineras con ventas superiores a los tres millones de litros anuales, que suponen el 40% del total, deben acometer su transformación en función de los años que lleven en activo:

  • Las instalaciones con más de 40 años de uso, tienen 3 años para transformarse
  • Las que cuentan con más de 30 años en activo, disponen de 5 años para transformarse
  • Las que llevan funcionando más de 20 años tienen un plazo de 7 años para transformarse
  • Y el resto de las estaciones deberá acometer su transformación en un plazo de 9 años

Las gasolineras, por su parte, podrán dejar de estar sometidas a las pruebas periódicas de estanqueidad de sus instalaciones si transforman estas en tanques de doble pared, de acuerdo con las normas UNE 53991, UNE 62422 y la norma UNE-EN 13160/7

REVISIÓN
NORMAS E.N.

La publicación de estas normas está prevista para finales de 2016 y dejará las normas españolas sin efecto

Dos hitos importantes

Los tanques de almacenamiento en España están regulados por el RIPE de 1994 (RD 2085/1994) y sus Instrucciones Técnicas Complementarias. Estas, a su vez, recogen las Normas Técnicas que deben aplicarse obligatoriamente.

Desde ese año ha habido una gran evolución tecnológica y normativa. La UE aprobó en 2003 la norma UNE-EN 13160 Sistemas de Detección de Fugas, cuya parte séptima se refiere a las cámaras intersticiales y, al ser una normativa armonizada, es de obligado cumplimiento.

Antes de finales de 2016, la revisión de esta norma incorpora dos hitos de gran importancia:

  • La posibilidad de conseguir el MARCADO CE para los tanques que se transformen de simple a doble pared
  • La serie de normas UNE-EN 14879 Sistemas de recubrimientos orgánicos y revestimientos para la protección de aparatos, que revisa e incorpora el desarrollo técnico habido durante los últimos años en los materiales compuestos.

Qué hacer mientras tanto

Con la publicación de la revisión de las normas EN, las normas españolas quedarán sin efecto. Hasta que esto ocurra, Polytank propone “construir un nuevo tanque dentro de los tanques existentes”. De este modo, el titular se garantiza cumplir con toda la normativa exigible, la española mientras siga vigente (RIPE y sus ITC’s) y la europea en cuanto entre en vigor.

Proponemos, por tanto, la construcción de un nuevo tanque dentro de un tanque de pared simple. El tanque nuevo que se construye es de doble pared, por lo que el resultado final podría considerarse una especie de tanque de tres paredes. Aunque la pared primitiva del tanque llegara a destruirse por completo, el conjunto resultante sería un tanque de doble pared completamente seguro.

Las ventajas son obvias

  • No es necesario realizar obra civil
  • La primera pared que se construye tiene un espesor de 2,78 o de 3,45 milímetros. Esto garantiza la sujeción de las tierras aunque desapareciera la pared de acero.
  • La segunda pared tiene un espesor de 2 milímetros.
  • El estado de los tanques existentes deja de tener influencia en el comportamiento futuro de la instalación.
  • Se colocan dos barreras de protección química para evitar ataques de aditivos a las resinas del composite. Así queda garantizado el buen comportamiento futuro sean cuales sean los aditivos o los cambios del carburante en los tanques.
  • La propuesta tiene unos precios sin competencia posible.